​Sabor a vino tinto… 

vino4

A veces se antoja una copa de vino para terminar la semana, una copa de vino que pueda convertirse en una botella que permita rumiar las historias cotidianas, esas que en el día a día se vuelven tormentosas y que parecen interminables.

Una copa de vino que relaje, que apague los pensamientos y que dé razones para convertir una noche de desahogo en una noche de placeres. Así fue, con el pretexto de dos copas de vino en mi sangre (o una botella, no lo recuerdo bien), te llamé…

Te llamé porque era inevitable que la sensación que el vino dejaba en mi boca te recordara, recordara aquellas noches -y tardes- en las que con el pretexto de escribir una historia diferente, tratábamos de encontrarnos en la cama, hoy ya no sé si era sólo encontrar historias del pasado o inventar una historia de fantasía en el presente, porque lo que sí sé es que siempre fue una historia sin futuro.

Así, sin razones pero con la excusa del vino en mi sangre y los recuerdos en mi memoria te llamé, quise encontrar en tu voz una respuesta que aceptara una propuesta indecorosa, una propuesta que combinara el sabor del vino en mis labios con el sabor de tus besos.

Así, sin sentido pero con un gran vacío, te llamé queriendo es escuchar en tu voz ese tono de nostalgia que aún encuentro en mis pensamientos en las noches frías o tal vez quería encontrar una voz arrepentida que me dijera un “te extraño”, un “te necesito”.

Te llamé porque quise que recordáramos juntos si los placeres de aquellas noches eran producto del vino en sí o del vino en tu piel, del vino que mi lengua recogía sobre tu pecho, del vino que en un beso compartíamos, que comprobáramos si era el mismo sabor de tu placer luego de que mi lengua adormecida por en vino te devoraba con deseo.

Te llamé porque mi piel tibia era cálida con el efecto del vino corriendo por mi sangre, porque el deseo de humedecer las yemas de mis dedos en la copa de vino para llevarlas a tu boca era mucho, porque el deseo de humedecer las yemas de tus dedos en el vino para luego lamerlos lentamente, devorarlos uno a uno con suaves mordidas para que la sensación que iniciaba en tu mano recorriera todo tu cuerpo, era mucho.

Te llamé queriendo escuchar en tu voz aquel tono excitante de nuestras llamadas a media noche donde un gemido, un “hola”, un “te amo” eran el clímax del placer a la distancia. Te llamé como cuando de memoria sabía tu número, como cuando aquel timbre especial alteraba mi corazón y mi piel sabiendo que eras tú quien estaría en la línea.

Seleccioné tu número en mi celular, aún con la foto con la que guardé tu contacto, toqué sobre la pantalla del teléfono y comenzó a marcar… mi corazón acelerado, mi piel ardiente, mi necesidad de ti y la cercanía física que tenía de tu casa, eran las condiciones propicias para que tú dijeras que sí a mi propuesta, para que con deseo más que con certeza dijeras que sí y huyéramos por esa noche!

Te llamé y no contestaste…

Anuncios

Un comentario en “​Sabor a vino tinto… 

  1. Esos recuerdos que traen los sabores, las canciones …etc
    Son lo que nos quedan de aquellos buenos momentos y aquellos grandes amores. Nunca se borran solo se nublan. Gracias Azul por ayudarme a recordar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s