El amor contra el miedo

Así, cuando creo que lo más difícil ha pasado, un nuevo remolino llega, se convierte en tornado y me arrastra sin darme oportunidad de respirar, de saber hacia dónde me está llevando y de medir si aún me queda fuerza para salir de él.

En medio de esos pensamientos, sesgados por el miedo, en medio de esa sensación de incertidumbre, de zozobra, un par de tequilas intentan anestesiar todo lo que duele, todo lo que rebota en mi cabeza, mi corazón y mis vísceras sin saber en qué lugar debo guardarlo o cómo deshacerme de ello.

Dos tequilas, unos brazos conocidos, unas manos que conocen a la perfección el recorrido que enciende el deseo en cada centímetro de mi piel, unos labios en los que en un beso callan mis palabras y en otro dicen aquello que necesito escuchar para recobrar un poco de paz.

Así fue nuestra noche, así,  bailamos, como en aquella época en la que la edad y la condición física eran aliados para retar una larga noche de salsa. Así, bebimos unas cervezas acompañando una intensa conversación en la que yo no buscaba consejo, sólo oídos, sólo alguien con quien desahogar todo lo que pasaba y que debía guardar en secreto, por eso sólo lo podía hablar contigo, contigo con quien una y otra vez he desnudado mi cuerpo y mi corazón.

Así, llegamos a los tequilas, necesarios, porque las lágrimas de frustración por la historia que te compartía necesitaban ahogarse en alcohol, porque la miedo que paralizaba mis pensamientos y se sentía acumulado en mi espalda con un dolor intenso que exigía dejar de pensar.

Ese primer tequila “derecho” para que literal y metafóricamente llegara al hígado y adormeciera todos los sentimientos que desde ahí emergían. El segundo tequila, compartido, de mis labios a los tuyos, como parte de ese juego que siempre nos ha hecho cómplices, que nos hace amantes, amigos, confidentes, como esa explícita invitación a huir del mundo y refugiarnos en la cama para dejar que nuestros cuerpos guíen la huida de la realidad y disfruten del placer de una noche.

Así, continuaron los tequilas, la música de antaño que nos recordaba nuestras intensas noches de baile y por supuesto que aquella cama nos aguardaba, como tantas otras noches en las que llegábamos guiados por el deseo, por la pasión, pero hoy, por la soledad, por el miedo y por la necesidad de encontrar un poco de paz en un refugio conocido, para huir de la tristeza y convertirla en una noche de placer.

En esa habitación la ropa desapareció rápidamente, la cama nos recibió entendiendo que no era sólo un juego de amantes, aceptando que esa noche no era el reto del placer al momento. Más bien, necesitábamos una cama que nos diera cobijo para seguir hablando, para que entre besos y caricias el placer llegara, la pasión se encendiera por instantes pareciera que el mundo se detenía y en una sensación donde renacía la esperanza.

Así, en esa cama de momentos secabas el sudor de mi frente que describía cuan exhausto estaba mi cuerpo luego de disfrutar el amor, y que de momentos secabas mis lágrimas producto de seguir rumiando aquella historia que desde mi cabeza desordena toda mi vida.

Esta vez el amor era necesario y debía ser infalible, hoy, desnuda en cuerpo y alma, sobre esa cama estaba una de las versiones más vulnerables de mí que hayas visto en tu vida, esa que quisiera gritar que todo está mal y pedir ayuda para intentar salir de este dolor y que al mismo tiempo debe sonreír al mundo y creer que todo estará bajo control.

Esta vez hicimos el amor como antídoto para el miedo, como tratamiento paliativo que por instantes dé esperanza y alivio, hicimos el amor como otras noches, pero hoy sabiendo cuánto necesitaba el cobijo de tus brazos para contener el mundo desordenado que se desborda dentro de mí y que sale como incontenibles lágrimas.

Hicimos el amor con la perfección que nos ha dado la experiencia, hicimos el amor para encontrarnos entre los recuerdos y perdernos del mundo. Hicimos el amor y reconocimos en cada sensación que el amor es la única salvación cuando la oscuridad pone en tinieblas al mundo, a mi mundo.
Te quiero…

 

 

Anuncios

Un comentario en “El amor contra el miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s