Tuya desde el pensamiento


Había sido un día como cualquier otro, de esos que las casualidades (con sabor a pretextos) te llevaron a mi oficina, entraste sigiloso como siempre, te sentaste y sin decirme nada sólo me observabas… tu mirada me ponía nerviosa y sabía que era necesaria la formalidad de preguntar -¿En qué te puedo ayudar?- No recuerdo qué contestaste, porque la manera en la que me veías distraía mis pensamientos.

Ese día, yo vestía una falda corta, que dejaba ver uno de los atractivos que como mujer me dan más seguridad: mis piernas. Así si continuabas el recorrido que el contorno de mis muslos guiaba hacia mis piernas para llegar a mis pies, también debiste ver mis tacones. Amo esos zapatos, siempre he creído que los zapatos de tacón connotan sensualidad, connotan rasgos femeninos que invitan a imaginar un sensual caminar mientras me desnudas con la mirada.

Mi falda estaba combinada con una blusa roja, con encaje al frente que dejaba poco a la imaginación, que bastaba una sutil mirada para que descubrieras el color y el diseño de mi lencería. Como otras veces pretendías ser discreto, no podías, no querías, disfrutabas imaginarme, disfrutabas observar mis piernas deseando acariciarlas, fantaseando un recorrido apenas con las yemas de tus dedos.

Conversamos, como siempre, de cosas sin mucho sentido que nos han funcionado como pretexto para la fantasía. Los minutos transcurrían y el juego de mi lengua en mis labios mientras hablábamos, sugería que te acercaras, que con tus labios probaras la consistencia de mi gloss, el sabor de mi saliva, la textura de mis labios. Tu mirada se perdía en mis labios, no en  mi conversación, sólo en mis labios imaginando quizá que recorrían tu cuello y que con suaves mordidas jugaban en tu oreja.

Poco a poco te fuiste acercando a mí, tu mirada disfrutaba hacerme tuya desde el pensamiento, sorpresivamente tomé tu pierna, apreté tu muslo sobre el pantalón, logrando despertarte de la fantasía en la que me tenías. Apenas con las yemas de los dedos, con las uñas, acaricié la parte interna de tu muslo, la textura áspera de la tela de tu pantalón era un contraste de sensaciones que invitaba a que sintieras la tersura de mis piernas al descubierto.

Tu reacción provocó que te inclinaras hacia mí, que nuestras bocas quedaran tan cerca que no aceptar un beso habría sido una descortesía… nuestros labios apenas se rozaron, acaricié con mi lengua la comisura de tu boca y ahí encontramos ese beso, ese beso apasionado que nos hacía cerrar los ojos al mundo, al tiempo y al espacio. Durante ese beso que parecía eterno, jugué con mis manos en tus piernas, apretando suavemente, dejándolas avanzar, dejando que subieran poco a poco…

Tus labios sabían a curiosidad, a hambre de lo indebido, a necesidad de un riesgo innecesario. Tus labios apresurados quisieron registrar cada una de las sensaciones que desde tu boca recorrían tu cuerpo, sintiendo cómo tu espalda se erizaba, cómo la tibieza de mi aliento provocaba cálidas sensaciones en toda tu piel, cómo el recorrido de mis manos había llegado al lugar correcto para cerciorarse que realmente me disfrutabas.

…en realidad, ya recordé tu respuesta a mi pregunta inicial: “Nada, sólo pasé a saludarte”, besaste mi mejilla y saliste de mi oficina.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s