Celebrar la vida

celebrar la vida 3

Hacer del amor un signo de vida, disfrutar el placer como una celebración de vida, de hacer vibrar cada célula del cuerpo es vida… han sido tantos años desde aquella primera vez, desde aquel entonces en el que la juventud y la inexperiencia nos hicieron reconocernos en el amor, en el placer. Recordar aquel tiempo evoca nostalgia, sonrisas, placer… juntos a la distancia, en la historia compartida, juntos.

Hoy los pretextos sobran, las oportunidades faltan y así robamos al tiempo un espacio para disfrutar, para celebrar la vida, intentando resguardarnos en la privacidad de una habitación, con el celular apagado y desconectados del mundo, inventando una historia haciendo de ese lugar nuestro mundo. Una botella de vino, dos copas, nuestra conversación y una cama son suficientes para esta noche, para perfeccionar el ritual del amor que tantos años hemos practicado.

Las trivialidades del día a día son siempre la primer conversación, las intensidades de nuestros días, los sinsabores y las alegrías, esas que podemos rumiar una y otra vez mientras entre sorbos de vino y caricias atemperamos el ambiente. Evocamos recuerdos, de aquellas épocas en las que juraríamos devorar el mundo y terminábamos siendo devorados por él; recuerdos de aquellos momentos en los que un beso en la oscuridad representaba más, mucho más que lo que a la luz el mundo pudiera opinar.

Nadie como tú ha recorrido tantas veces mi piel, nadie como tú pude decir que conoce mis lunares, mis pecas, mis cicatrices, mis defectos y talentos, nadie como tú ha recorrido el lienzo de mi piel haciendo suyo cada centímetro. Nadie como tú ha secado mis lágrimas una tarde cualquiera donde el mundo me acorrala y acobrada; nadie como tú ha secado el sudor de mi frente cuando exhaustos sobre la cama nos rendimos al amor; nadie como tú hace el amor a la medida de mi corazón.

Así, en ésta como en las otras noches, el vino, el escenario y nuestro amor nos han conquistado una y otra vez para hacer el amor hasta caer rendidos, hasta reconocer con humildad que los años han pasado y los kilos se han quedado, hasta disfrutar incluso el último aliento de una noche que nos pertenece desde la juventud.

Es imposible no sonreír al escribir este texto, es imposible no enumerar una a una las veces que hemos estado juntos, reconocer en ti un fiel cómplice para el aprendizaje compartido, un fiel amigo para entender el amor, un buen amor para entender la amistad. ¿Cómo ha pasado tanto tiempo? ¿Cómo ha mutado todo lo que inocente inició en aquella juventud que ahora parece lejana?

En cada noche nuestra, de éstas en las que celebramos la vida entre caricias, besos, sensaciones, descubrimos que el amor sí se hace, sí se perfecciona, sí se aprende, sí se construye… hacer el amor por tantos años ha sido más que el instante del sexo placentero, hacer el amor ha sido compartir la cama bajo las sábanas discutiendo el futbol, hacer el amor ha sido disputar el último trago de vino antes de dormir, hacer el amor ha sido esa paz en tu pecho mientras se recupera el aliento.

El amor que nos une parce eterno, parece fraterno, parece íntimo… el amor que nos hace disfrutar la conversación, los tragos, el sexo, la ducha, ese amor nos hace ser más que sólo buenos amantes  para siempre, es ese amor que se necesita para celebrar la vida.

FCE… te quiero…

Anuncios

3 comentarios en “Celebrar la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s