Mi tratamiento, tu tentación

mi tratamiento

Como suele suceder cuando uno está bajo los estragos de estrés extremo, el cuerpo reclama un respiro, el cuerpo enciende señales de alerta para tomar una pausa obligatoria. Pues atendiendo esas alertas tuve que hacer una visita a aquel lugar en donde un día “una caricia incidental” fue un buen paliativo para resolver la crisis del momento.

Ahí estabas, presto y atento para mí, como otras tantas veces. Al verte las lágrimas se desbordaron intentando que a través de ellas pudieras hacer un diagnóstico certero, que entendieras que el caos de mi mente era tan grande que ya se desbordaba por los ojos, que mis labios enmudecidos y los suspiros intentaban cifrar lo que las palabras no podían.

Entendiste mi problema, te acercaste, me tomaste entre tus brazos e intentaste tranquilizarme, aún sin saber mis síntomas físicos, entendías que lo que pasaba en mi mente y mi corazón era aún más delicado que lo que cualquier malestar pudiera preocuparte. Intentaste besarme, giré mi cabeza y besaste mi mejilla.

Continuamos platicando, un poco de la vida, un poco de la salud, un poco de nada importante, sólo intentando que la tranquilidad llegara a mi cabeza y pudiera expresar con claridad qué me pasaba, qué pasaba por mi cuerpo, además de la tristeza y la desesperanza que era evidente a través de mis lágrimas.  Nos observábamos como otras ocasiones, sin necesidad de decir mucho, porque  nuestras miradas se entienden, nos gustamos, nos sentimos en confianza uno con el otro y eso es algo que los ojos, como espejo del alma, no ocultan.

En medio de la charla, no sé con claridad si lo dije o  simplemente lo adivinaste, diagnosticaste mi padecimiento físico y me prescribiste un tratamiento médico, miré con desagrado la larga lista de medicamentos, pero supuse que eran necesarios. El tiempo, como siempre que conversamos, fue insuficiente, debía salir de ese lugar y despertar a la realidad que al cruzar la puerta me aguardaba, ésa donde era urgente comenzar a tomar los medicamentos…

Te acercaste a mí, frente a mí… me besaste y no sé si el beso era parte del tratamiento, nuevamente un placebo para mitigar el malestar. Fue un beso breve pero delicioso, sentir tus labios tibios, cerrar los ojos y sentir que ese beso se extendía por varios minutos, que tus brazos me cubrían, que podíamos huir a un lugar más confortable y buscar acorrucarme en tu pecho, era un placebo poderoso sin duda era efectivo para mis malestares.

Con un diagnóstico expreso y un tratamiento tácito, te abracé como despedida, sin querer, en ese abrazo, mi hombro quedó al descubierto, justo dispuesto para que continuaras el tratamiento paliativo, para que con tu lengua acariciaras la curva que se forma entre mi cuello y mi hombro, para que a ojos cerrados tus manos iniciaran un recorrido por mi espalda sintiendo la textura de mi ropa e imaginaras la tibieza de mi piel, para que aquel efímero beso regresara a nuestros labios y se prolongara lo necesario para olvidarlo todo, para imaginarlo todo…

No fue así, sólo me abrazaste y con un tímido beso que apenas rozó mis labios me dijiste: “Azul, eres una enorme tentación…”

 

 

Anuncios

Un comentario en “Mi tratamiento, tu tentación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s