Aquella manera de amar

aquella forma de amar

No sabes cuánto te extraño, cuántas veces cierro los ojos sólo para verte en mi memoria, con la misma pregunta de siempre ¿aún piensas en mí? ¿Aún sigue vigente La Promesa?  A veces en medio de mi mundo, ese que a veces invento y otras sí existe, te pienso como el recuerdo que me llena, que me abraza el alma, que me da esperanza, que me recuerda la fuerza y poderío que sólo contigo he sentido, que revive aunque sea efímeramente a aquella Azul segura de sí, encantadora, no para el mundo, sino para ella…

Cierro los ojos buscando el tono de tu voz, pidiéndole a mi piel recuerde el roce de tus manos sobre mi espalda, suplicando a los recuerdos evoquen el sabor de tus besos, rogando al mundo se detenga y me deje contemplar por unos minutos aquella imagen que tan nítidamente recrea mi mente, esa imagen de NOSOTROS, de un nosotros que me hacía tan tuya y al mismo tiempo tan dueña de mi vida…

Entonces no había subasta de “tequieros”, no había remate de caricias y besos para ser… Entonces éramos lo que el mundo no veía, no éramos una historia de fantasía, éramos la más ardiente y deliciosa realidad que jamás haya vivido… Entonces, busco recurrentemente tu recuerdo, tu olor, la textura de tus manos, la fuerza de tu voz, y sobre todo, tu mirada, aquella en donde me perdía cuando encontraba mis ojos reflejados en los tuyos…

Hace unos días, por casualidades de la vida, visité aquel parque que fue tan nuestro por tantos años, aquel lugar que en el que los enormes eucaliptos fueron testigos de nuestros besos y promesas.  Ese lugar con el olor a tierra mojada, con el olor de aquellos eucaliptos que tantas veces nos cobijaron con su sombra mientras recostados en el pasto tratábamos de descifrar el mundo y arreglarlo a nuestra manera, ese lugar donde leímos a Benedetti, Ibargüengoitia, Neruda, Sabines.

Recordé las caminatas (y carreras), esas de pláticas inagotables, esas que nos permitían hacer eterno el tiempo, que nos daban pretextos para un baño tibio después del ejercicio, para hacer el amor de manera sublime. El reto de aguantar los 10 kilómetros de recorrido era motivado por la más excelsa recompensa, esa que iniciaba una vez alcanzado el reto, al llegar a tu auto, con aquel beso arrebatado que ponía a temblar nuestros cuerpos, que nos hacía transpirar quizá más que el esfuerzo de la distancia recorrida.

Subíamos al auto y el trayecto para llegar a nuestro destino parecía eterno. Al llegar, en un beso tierno, nos deshacíamos de la ropa para tomar un baño tibio que nos reconfortara del calor y cansancio de nuestro extenuante ejercicio. Con la piel húmeda, casi escurriendo, nos recostábamos sobre la cama, jugábamos con las gotas de agua sobre nuestra piel, me dejabas beberlas lentamente, en un delicioso recorrido que reconfortaba nuestros cuerpos.

Besaba tus labios, iniciando el recorrido con un “Te Amo” que provenía de mi alma, tu sonrisa me autorizaba comenzar mi camino, así que besaba tus párpados para cerrar tus ojos y te concentraras en cada una de las sensaciones que despertaba. Besaba tus mejillas, avanzaba a tus orejas, mordiendo muy suavemente, bajaba por tu cuello, rozándolo apenas con la punta de mi lengua, besándote.

Era deliciosa esa humedad que hacía que nuestros cuerpos parecieran adherirse. Así, seguía recogiendo con mis labios una a una las gotas que aún quedaban sobre tu piel. De momentos jugando con la yema de mi dedo índice para extender el agua sobre tu piel, para luego perseguirla con mis labios. ¡Qué delicia! No sé cuánto tiempo pasábamos así, pero sé con certeza cuánto disfrutaba tenerte así para mí, dejándome saborearte, dejándome aprender y reaprender el sabor de tu piel, tu olor…

El tiempo se detenía entonces y nuestros sentidos se apropiaban de la escena, perdiéndome en tu mirada, saboreando tus besos, escuchando tu voz, embriagándome de tu olor, disfrutando nuestros cuerpos arder en placer… Hacíamos el amor como la más deliciosa recompensa para aquellas tardes, hacíamos el amor como sólo el amor dicta: sin prisa, con pausa, con deseo, con ternura, con pasión, con hambre insaciable de más…

Te extraño, pero extraño más a aquella Azul, aquella manera de amar donde verdaderamente me entregaba al amor…

 

 

Anuncios

El premio del amor

el-premio-del-amor

 

Hacer el amor contigo siempre tuvo una connotación de premio, de un momento esperado, deseado intensamente… ¡Qué rico era! ¿Te acuerdas? Preparar la ocasión era un gran evento, tus tiempos y los míos, el mundo, el tuyo, el mío… cuando todas las variables coincidían y podíamos programar un día nuestro, comenzaba muy temprano, muuuuuy temprano, lo recuerdo claramente!!!

Nos veíamos por la mañana, nos íbamos a hacer ejercicio, regularmente a correr… Hace unas semanas, una casualidad me llevó a un lugar cercano de donde corríamos, donde se aparecía aquella pequeña ave roja, no sé con precisión si era un cardenal o alguna otra especie, pero sé que era cómplice nuestro, de nuestros besos, de nuestras caricias, de nuestras conversaciones, de nuestras risas y por supuesto, de mi cansancio!

Cuando vi la señalización indicaba que, sin querer, estaba ahí, en ese lugar que en algún momento fue nuestro, una sonrisa inconsciente liberó un sinfín de pensamientos, desde la conversación del largo camino, el beso de motivación antes de bajarnos del auto como aliciente para nuestra carrera, recordé las decenas de lagartijas que, convertidas desde mi fobia en dinosaurios, parecían atacarme…

Recordé cómo fuera del auto, nos quitábamos la ropa que sabíamos sobraría en el camino, quedábamos únicamente en shorts y camiseta… ¡qué recuerdos! Mi cuerpo entonces era atlético, me sentía orgullosa de mis piernas, jamás tuve un cuerpo estructural, pero el ejercicio y tu amor me hacían sentir atractiva. Así en shorts nos besábamos recargados en el auto, aquel beso era tan energético, lo sé porque hoy no alcanzo a entender cómo le hacía para correr 10 km, seguro era aquel beso.

Iniciaba nuestra carrera con una caminata apresurada, aún rumiando los temas del camino, los dramas con mi entonces jefe, las aventuras post-universitarias con mis amigas y por supuesto, lecciones simultáneas sobre el deporte que nos unía. Contigo podía hablar de cualquier cosa, discutir algún poema de Benedetti o platicarte mis sueños de periodista emergente.

Una brisa fresca de una mañana entre la vegetación, nuestro testigo con alas persiguiéndonos, aquellos maléficos reptiles observándome, dándome pretextos para abrazarme a ti como quien teme ser devorada por el peor monstruo de sus pesadillas, el temblar de mis piernas que ponía a prueba mi fuerza trabajada en el gimnasio, el aire que entre el ejercicio y la charla se agotaba en mis pulmones…

Una pausa, recostados sobre el pasto, con mi cabeza sobre tu brazo, jugando con mi mano sobre tu playera que se adhería a tu piel por el sudor, el recorrido de tu mano desde mi cabello, mi nuca, mi espalda, mi cadera… Eran minutos de silencio, sin palabras, dejando que los cuerpos se comunicaran entre caricias, miradas y besos. Tu exigencia atlética no daba tiempo de mucho, así que a continuar con el recorrido con el incentivo de que al término, habríamos de ducharnos juntos para deshacernos del sudor…

Concluido nuestro recorrido, el destino era claro, fijado con antelación, así que luego de un trayecto corto, estacionábamos el auto, bajábamos las maletas de nuestra ropa y un beso apasionado era la contraseña de entrada a la habitación. En algún lugar quedaba la ropa, la sensación húmeda por el sudor en nuestras piernas que se rozaban, provocaba una excitación absoluta. La fuerza de tus manos tomando mis caderas contra ti era parte del pronóstico de una deliciosa mañana a tu lado.

Bajo la regadera, con agua tibia que contrastaba con el calor de nuestra piel, nos besábamos y acariciábamos jugando con la sensación de la humedad… yo detrás de ti, recorriendo tu espalda con mis manos, dibujaba una y otra vez trazos instintivos que describían lo delicioso que era sentirte. En algún movimiento sin pensarlo, quedaba frente a ti, buscando la manera de llegar a tus labios –mi estatura no es una de mis fortalezas – nuestros labios se encontraban y saboreando la textura, la forma, el sabor dulce de tus besos, disfrutábamos nuestro mundo.

Salíamos de la regadera y nos quitábamos el exceso de agua con la toalla, era muy excitante esa sensación húmeda de nuestros cuerpos exhaustos por el ejercicio físico –al menos el mío – recorrer tus brazos fuertes, tu dorso cálido con la certeza de que ése era el mejor lugar para estar, ahí en tu pecho, abrazada a ti…

Nos recostábamos sobre la cama, desnudos de cuerpo y alma, seguíamos platicando, qué rico era que no se nos acabara el tema de conversación, que habláramos de música, de libros, de sinsentidos, pero siempre en una conversación apasionada, donde tus palabras eran siempre sabias, siempre atinadas…

Luego, el roce de nuestras piernas desnudas bajo las sábanas, el juego sutil de las caricias de mis manos en tu espalda, el recorrido de tus labios devorando lentamente mi cuello demostrando que siempre sabían el camino preciso, exacto para disfrutar el  amor. La sensación ansiosa de dos cuerpos exhaustos por el ejercicio pero con energía de sobra para el amor.

El recorrido de tus manos sobre mi piel, de mis labios en tu pecho, dejando que los cuerpos se entendieran, que las pasiones se comunicaran, que el sexo fuera pleno en cada caricia, en cada sensación…

En todo momento nuestros cuerpos se entendían perfectamente, cada roce era parte del lenguaje que sólo el amor puede entender, que sólo los amantes pueden entender. En un juego instintivo, que a ojos cerrados, reconoce cada centímetro de la piel al hacer el amor.

El delicioso juego del sexo placentero como el premio del amor…