Inventamos el amor

Había que creer en el amor y entonces nos inventamos… jugamos una apuesta sabiendo de sobra que perderíamos. Jugaste, quizá no amar, sino a hacer valer tu hombría en una conquista que te diera vida, que te diera certeza de tus dotes de conquistador y de aquella virilidad tan necesaria en ciertas épocas de la vida; yo, jugaba a ser capaz de enamorarte no desde la seducción de ser Azul, sino de ser sólo ser yo…

Inventamos el amor con una apuesta arriesgada que retaba el destino. Nos inventamos como un castillo de arena fincado entre besos y caricias, como una historia que sabíamos por demás que estaba a expensas de un viento, ni siquiera fuerte, un viento que soplara tenue cerca de nuestra frágil construcción. Inventamos besos que nos sabían a amor, inventamos caricias que dibujaban pasión, hicimos el amor como si nos amáramos…

Nos escribimos haciéndonos cómplices de aquellas sonrisas inexplicables, nos hablábamos gritándonos en secreto que nos queríamos, nos encontrábamos cuando el destino nos lo permitía, y entonces, hacíamos el amor deteniendo el tiempo, pensando que sería suficiente… recorrimos con destreza nuestros cuerpos, dejamos besos impregnados en la piel por una noche, nos miramos buscando esperanzas para esta historia y dejamos aquella ilusión clavada en nuestros ojos por instantes.

Jugamos, cada quién su juego, tal vez no el mismo…jugábamos mientras era el destino quien se divertía con esta historia, mientras eran los otros, los ajenos a este sentir quienes con opiniones y apuestas, alentaban una historia por demás fallida. Jugué, no contigo, conmigo. Jugué a ser quien no soy ni podré ser jamás… por momentos fui rehén de ese mundo de fantasía que me hacía imaginarme tuya, ese mundo de fantasía que por instantes me hacía comprar la versión de los amores verdaderos; por momentos fui la escritora que perdió de vista las historias en papel y creyó que sucedían en la realidad.

Inventamos el amor, lo inventamos porque necesitábamos creer en algo que diera esperanzas a aquel beso robado a media luz, porque queríamos creer que el latir de los corazones cuando estábamos cerca era más que sólo un signo de vida, que era un signo de vivir… Inventamos una historia imposible para medir nuestras fuerzas, nuestras convicciones y nuestros miedos.

Inventamos el amor, hasta que la realidad nos alcanzó, hasta que en un respiro profundo abrí los ojos para despertar de la fantasía, hasta que observé detenidamente mi mundo y el tuyo, hasta que una noche de insomnio me cuestionó incansablemente, hasta que las lágrimas no alcanzaron para darle sentido a una invención por demás fallida… hasta que retomé el lápiz y papel (mi computadora y mis notas) para regresar al refugio de la escritura, para volver a ser la escritora de historias de fantasía y no una protagonista inventada fuera de la realidad.

Y cada te quiero, fue real; y cada beso, fue real; y hacerte el amor, fue real; y soñar contigo, fue real; pero lo real no siempre cabe en la realidad. Lo real no alcanza para inventar una realidad diferente a la que es; y el amor es, no se inventa, el amor es y para que sea tiene que caber en la realidad…

Búscame en la fantasía, recuérdame con amor, invéntame real… Hasta pronto… hasta entonces…

Anuncios

Más que sólo palabras

palabras

No te enamores de mis palabras, porque en mi vida hay un mundo de sensaciones que sería injusto sólo cifrarlas en palabras, sí, porque quizá un al escribir la palabra beso, no me estoy refiriendo sólo al contacto de los labios, al juego de nuestras lenguas, sino la puerta que abre el camino para una nueva historia de placer de dos cuerpos encendidos.

Las palabras son sólo letras que aprendimos que significan “algo”, pero las sensaciones significan más que “algo”, también significan “alguienes”, por eso sólo describirlas con letras agrupadas en palabras, en frases o relatos no es suficiente para describir un mundo de sensaciones.

Una caricia es más que el contacto de mis manos con la piel, sino que es el descubrir y despertar las terminales nerviosas de tu ser, es trazar un delicioso recorrido que tiene como meta un momento memorable, es reconocerte de manera táctil para escribir mi historia sobre tu piel, para tatuar mi pasión con solo rozarte con las yemas de mis dedos.

Escribir es un medio, es una forma de acariciarte con mis palabras, procurando que durante tu lectura del relato, imagines mi voz en tu oído y las sensaciones te recorran por completo, y ahí descubras que no son las palabras, es mi voz, es recuento de los recuerdos, que aunque a veces los quieras negar, existen. Y que la combinación de las palabras a través de mi voz con las imágenes mentales que llegan a tu cabeza, quizá se acercan más a ser yo y no sólo palabras.

No te enamores de mis palabras, porque a veces no son ni siquiera mías, me las dicta el personaje imaginario que quisiera ser, ése que tiene los encantos para seducirte, ése que tiene arrogancia de saberse deseada, ése que requiere de este espacio para poder existir.

Son letras, palabras, frases, relatos, historias, que sólo tú puedes entender. Que sólo tú has vivido conmigo -en la fantasía o en la realidad, pero tú-.

Son palabras que me hacen recordar mis clases de sociolingüística de la universidad y entiendo de forma tan clara aquella función metalingüística, no cualquiera lo entendería. Algunos asociarán mis palabras con sus historias, con sus fantasías, con sus mundos, pero sólo tú sabes de lo que hablo, sabes lo que metalingüísticamente hay detrás de cada palabra.

Pero aún así, no te enamores de mis palabras, no te dejes seducir por ellas, déjame convencerte que soy yo, que no son los relatos, que no es la fantasía, sino que es la sensación que provoca cruzar nuestras miradas en la trivialidad y tratar de cerrar los ojos al mundo; que no es el título de este relato sino que es tu saludo casual que apenas roza mi mejilla y mi mente pide a gritos la sensación de tus labios.

No soy mis palabras, mis palabras son parte de mi historia, pero no alcanzan, mi léxico es limitado, mi sintaxis torpe y mi gramática imprecisa para que mis relatos sean yo. Por favor, no caigas ante ellas, no las leas con la vista, no las descifres con un diccionario, no las entiendas como enunciados subordinados o yuxtapuestos, no! Son torpes, soy más que mis palabras.

No te enamores de mis palabras, déjame convencerte que este mundo de sensaciones es difícil cifrarlo sólo en relatos. Déjame demostrarte que soy más que sólo eso, no caigas en el juego de mis palabras, mejor déjate conquistar por el juego de mi lengua sobre tu dorso, no creas mis palabras, cree en la sensación que mis caricias pueden despertar en tu cuerpo…