Una noche inolvidable

una noche inolvidable

Mis pensamientos habían estado atrapados en un sinfín de preguntas sin respuesta, mis noches se convertían  en agotadores sueños sin sentido que sólo me formulaban más preguntas al despertar, eran noches de cansancio que me vencía con tan solo tocar mi almohada, pero sin descanso que me permitiera apagar mi mente intentando encontrar porqués.

Entonces, al fin encontramos un tiempo para inventarnos en medio de lo cotidiano, un tiempo para reconocernos en las sensaciones de recorrer nuestra piel, en la sensación de estremecernos al hablarnos al oído… era tiempo de convertir la escena de fantasía en la más deliciosa realidad en medio de una noche de lluvia, donde la ventana de la habitación se iluminaba repentinamente con los relámpagos que enmarcaban la intensa lluvia.

Era momento de dejarnos conquistar por la imaginación, de silenciar las palabras y hacer de cada sensación el lenguaje más claro y sublime que la escena necesitaba. No hablamos, en un dulce beso pactamos sin palabras hacer de esa noche una cita inolvidable, un encuentro que desbordara placer y ternura. En ese beso devoré tus dudas, devoraste mis miedos; saboreé tu deseo, probaste mi hambre de ti.

Había una tenue luz, la necesaria para hacer notar el brillo de nuestros ojos perdidos en las sensaciones que invadían nuestro ser, nos descalzamos, conociste mi estatura real (sin los 12 centímetros del tacón de mis zapatos) sonreíste con ternura y me abrazaste contra tu pecho, me sujeté a tu espalda, dejándome arrullar por el latir de tu corazón, dejándome conquistar por el calor de tu piel que me invitaba a recorrerla con mis labios…

Jugabas con mi cabello, me decías cosas sin sentido al oído, mordisqueabas mi oreja y luego la acariciabas lentamente con la punta de tu lengua. A ojos cerrados mi sonrisa avalaba cada una de las deliciosas sensaciones que despertabas. Sin hablar, el lenguaje de mis manos recorriendo tu espalda te pedía que no te detuvieras, así como saboreabas mis labios, mis mejillas, mi ojera, así, te adueñaras de mi cuello, que bajaras por mi pecho…

El deseo ardiente que consumía mi cuerpo y el sobresalto que me producían los relámpagos y truenos me hacían asirme a ti con ansia mientras correspondía el delicioso recorrido de tu lengua por mi cuello, besando tu oreja, desabotonando lentamente tu camisa, dejando que mis labios besaran de a poco tu dorso desnudo, dejando que mi pequeñez disfrutara sin impedimentos lo cálido de tu piel al contacto de mis labios, de las yemas de mis dedos sobre tus hombros, acariciando tu cara, tu pecho…

Así, parados a los pies de la cama, con la sincronía de un beso y de las caricias que recorrían nuestros cuerpos, nos desnudamos lentamente, dejando que la textura de la ropa y el roce de nuestras manos se convirtieran en la más excitante sensación que erizaba nuestra piel.  Nos recostamos sobre la cama, observabas mi desnudez con ternura, con deseo disfrazado de ternura. Besaste mis labios, apenas rozándolos, nos miramos fijamente, nos dijimos lo necesario para saber que ese instante nos pertenecía.

Acariciaste mi cabello, bajaste por mi rostro recorriendo con las yemas de tus dedos mis ojos, mis mejillas, mis labios. Trazabas con tus dedos suaves líneas sobre mis brazos, sobre mi pecho; confirmabas tus trazos con el recorrido de tus labios sobre mi piel. Volviste a mis labios para continuar el beso que nos había dado la bienvenida al lugar, el beso en el que pactamos que sería una noche inolvidable…

 

Anuncios

Una tarde de lluvia

unatardedelluvia2

Una tarde de lluvia evoca nostalgia, remueve recuerdos para sentirme menos sola, sugiere fantasías para imaginarte más cerca…

Hagamos de la soledad compartida y de la lluvia un pretexto excelente para encontrarnos esta tarde, para disfrutarnos esta noche… Ven, aquí te espero! Voy poniendo el café y preparando una botella de vino para lo que apetezcas. Ven, cuando llegues encontrarás un ambiente impregnado con el aroma del café y con la nostalgia que rumiar mis antologías poéticas de Benedetti me provoca.

Haremos del aroma a café la primera conquista a nuestros sentidos, al entrar te recibiré con un beso tibio, de ésos en los que apenas los labios se rozan, de ésos en los que, ni con sutileza, la lengua alcance a saludarte. Me abrazaré a tu cuello mientras tus brazos rodean mi cintura, será un abrazo tan cálido que olvidaremos las cuestiones climáticas que acontecen afuera, será un abrazo que, al poner en contacto nuestros cuerpos, se alcanzarán a rozar nuestros corazones, se podrán saludar nuestras almas.

Ven, siéntate aquí, justo a mi lado, en el estudio de mi casa, déjame terminar de escribir, de contestar mis pendientes, mientras en una conversación pausada por los primeros sorbos de café y mi trabajo, seguimos dejándonos seducir por la escena: olor a café, una tarde-noche fresca y el sonido cadencioso de la lluvia.

Mientras termino, acaricia mi cuello, mis hombros; platícame cómo estuvo tu día, qué  hiciste hoy, qué opinas del lugar que ocupa mi equipo de futbol en la tabla general del futbol mexicano, cuéntame cuáles son tus pronósticos para el inicio del football americano. Así, dejemos que el tiempo nos conquiste, que mi mundo se cierre al apagar mi computadora, que nuestros sentidos se despierten con el aroma del café y nuestra cercanía rete el ambiente frío que la lluvia provoca.

Termino mis pendientes, casi. Volteo mi silla frente a ti y continuamos el beso del saludo inicial, ahora no es tibio, ahora es cálido, ahora sí nuestros labios se abrazan, se comunican nuestras lenguas mientras nuestras manos acarician nuestras espaldas, recorren desde la nuca hasta la cadera, provocando una sensación de relajación deliciosa.

La noche ha caído, la lluvia es ahora más intensa. Una segunda taza de café y nuestra charla cotidiana nos permite adueñarnos del tiempo y el espacio, en cada beso detenemos el reloj por instantes, en ese beso no solo saboreamos nuestros labios, también saboreamos la nostalgia de los recuerdos, la ilusión por las nuevas esperanzas, saboreamos de la manera más franca ese dulce sabor del deseo.

Sólo está encendida la luz del estudio, y con la noche a cuestas, parece insuficiente, pero ideal para una escena de seducción, así a media luz, con lluvia, con el olor a café, con la tibieza de nuestra piel traspasando la ropa, con el lenguaje de las caricias que recorren con sutileza nuestros cuerpos.

Conquistar nuestros cuerpos desde el deseo es fácil, porque nuestros corazones han sido conquistados desde la charla. Me levanto de mi silla y con movimientos simples y ligeros comienzo a deshacerme de mi ropa, con ayuda de tus manos y tu boca en pocos minutos mi ropa se encuentra en la silla y en el piso. Apoyada sobre el escritorio comienzas a besar mi cuerpo, a hacerme disfrutar con el recorrido que tus labios, tu lengua y tus manos realizan.

El espacio parece impropio, pero el amor justifica grandes imprudencias, así que en un delicioso juego de la seducción entre las sillas y el escritorio, construimos un escenario en dónde disfrutar del placer de nuestros cuerpos, el placer guiado por el ritmo de la lluvia que continúa afuera.

El roce de nuestra piel, el sabor de nuestros besos, cada una de las sensaciones que nos recorren milimétricamente provocando un placer pleno, que no sólo se centra en un efecto físico,  en un rincón de mi cuerpo, sino que explota desde la mente y la razón y  recorre el alma, el corazón y la sinrazón. Un éxtasis compartido, un goce sin límites, un instante de placer que detiene el tiempo y congela los pensamientos para capturar la esencia del momento y hacerla inolvidable.

Así, nuestra tarde-noche de lluvia, así nuestra lluvia que inunda nuestros mundos, así, mientras intentamos recobrar el aliento y recuperar la cordura en aquel escenario, mientras destapas ahora la botella de vino, déjame leerte este poema al oído:

Lluvia, Mario Benedetti

La lluvia está cansada de llover
yo, cansado de verla en mi ventana
es como si lavara las promesas
y el goce de vivir y la esperanza

la lluvia que acribilla los silencios
es un telón sin tiempo y sin colores
y a tal punto oscurece los espacios
que puede confundirse con la noche

ojalá que el sagrado manantial
aburrido suspenda el manso riego
y gracias a la brisa nos sequemos
a la espera del próximo aguacero

lo extraño es que no sólo llueve afuera
otra lluvia enigmática y sin agua
nos toma de sorpresa/y de sorpresa
llueve en el corazón/ llueve en el alma

Una Casualidad

Lo sé, lo acepto, soy una mujer controladora, que necesita tener un plan de acción con un sinfín de variables analizadas, un plan para saber qué hacer si… equis situación. No confío en las casualidades, en que las cosas sólo sucedan, pero así fue: una casualidad!

Mi tarde fue un caos, una escena impensable, de ésas en las que la Fantasía de este mundo alterno queda corta… fue una tarde en la que no sabría que te vería, es más, no sabría siquiera si en ni mi vida te volvería a ver… una casualidad nos llevó a un encuentro fortuito, en aquel parque donde antes, mucho antes habíamos caminado de la mano, persiguiendo sueños disfrazados de mariposas, escribiendo historias al aire en cada caricia y cada beso.

En ese lugar habríamos jugado a ocultarnos del mundo, a romper prejuicios y unir historias… y sí, aunque no sabía si te volvería a ver en mi vida siempre has sido mi pensamiento favorito, el recuerdo más recurrente en momentos de desesperanza y de alegría, en instantes de soledad y de absurda compañía…

El destino lo quiso, en medio de un mundo de desconocidos, en medio de una tarde nublada y fresca donde los relámpagos se escuchaban a lo lejos mientras el cielo se oscurecía cada vez más, en aquel parque al que llegué huyendo de mis pensamientos, caminando sin rumbo, ahí coincidimos.

En un pasillo de tantos que cruzan de norte a sur y de este a oeste aquel lugar público nos encontramos frente a frente, sin palabras, con miradas atónitas, con un silencio que calló hasta el estruendo de aquellos relámpagos que iluminaban el cielo. Nuestras miradas se cruzaron por instantes y nuestros cuerpos inertes continuaron su camino como si no nos conociéramos.

Temblando por el peso de los recuerdos que hacían eco en la memoria, las piernas pesaban, parecían de hierro, los pasos fueron lentos como queriendo detenerse para voltear y saber que así como nuestras almas pese al tiempo seguían conectadas, nuestras miradas en ese momento también.

Pasos lentos y pausados, y en la escena, las nubes conmovidas rompieron en llanto, un llanto pertinaz que acompañado por un fuerte viento oscureció la escena, los relámpagos continuaron pero los truenos callaron, los pensamientos gritaban y el corazón latía tan fuerte que aquellos truenos que parecían espantar a otros, ni si quiera se escuchaban…

Volteé, estabas ahí, aguardando por mí… el olor a tierra mojada en pocos minutos invadió el ambiente… caminé hacia ti, acompañando las lágrimas de las nubes que para ese momento ya tenían completamente empapada nuestra ropa.

Sin entender si las escena era producto de mi imaginación o realmente estabas frente a mí, acerque mi mano a tus labios apenas rozándote con la yema de mi dedo índice, y en ese instante te supe real, la sensación de tus labios desde mi mano recorrió todo mi cuerpo, mi memoria, mis recuerdos, mi alma…

Me tomaste por la cintura llevándome hacia a ti y en un beso ardiente detuvimos el tiempo, cerramos los ojos al mundo que para entonces había huido a resguardarse del fuerte aguacero… tus labios, tu lengua, tu sabor y el calor de tu aliento, tal cual como conservaba intacto el recuerdo en mi ser.

Así, bajo la lluvia que confundía las lágrimas que rodaban por nuestros rostros, llevé mis manos a tu pecho para recorrerlo como antes, para asegurarme que ese seguía siendo el espacio seguro, la justa medida para resguardarse del mundo.

La ropa húmeda estaba fría, levanté tu playera y tu piel era tibia aún, quité tu playera y comencé a besar y lamer tu dorso desnudo, a ojos cerrados con un llanto desbordado, el agua de lluvia que corría por tu pecho provocaba una sensación verdaderamente excitante, mi lengua recorría tu pecho y atrapaba el agua que sobre él caía.

Hiciste lo mismo con mi playera, metiste tus manos por mi espalda y desabrochaste mi ropa, me despojaste de ella en un solo movimiento, dejando mis senos desnudos al contacto con tu piel, al contacto con la lluvia que sobre nuestros cuerpos caía acompañando el llanto incontenible de ambos.

Regresamos a aquel beso sin palabras, nos sentamos sobre el pasto y sin saber de cuestiones climáticas ni pronósticos meteorológicos e hicimos de ese beso un recorrido por nuestros cuerpos, un recorrido apresurado, sincronizado y cadencioso que con los trazos sutiles de nuestras lenguas y con el calor de nuestro aliento tibiaba cada centímetro recorrido.

La ropa húmeda, empapada, en segundos quedó de lado y la escena nos dejó el pasto como el mejor de los lienzos para dibujar una vez más, como en aquellos años, la escena más sublime del amor, como la obra artística más auténtica y creativa que nadie puede imitar. Hicimos el amor bajo la lluvia, así con la misma pasión de aquellos tiempos con la misma perfección del movimiento, el ritmo y el tiempo…

Sintiéndote en mí mientras nuestras miradas tenían la conversación que nuestros labios no se habían atrevido, mientras nuestra piel encendida comunicaba todo lo que los años han guardado en silencio, mientras mis ojos cerrados recorrían el pasado como la única historia memorable…

Así, estando yo sobre ti, con una fuerte lluvia cayendo sobre nosotros, disfrutamos cada movimiento: mi cuerpo cadencioso te disfrutaba, mis dedos jugaban en tu boca con tu lengua y tus labios,  mientras con mi mano sostenía mi cabello que escurría de agua de lluvia, la corría por mi cara, mi cuello, mis senos… era delicioso, era perfecto, justo el ritmo del amor… justo como jamás lo habría imaginado, justo como sólo una casualidad podría permitirlo…