Nuestro tiempo…

1.JPG


Nos hacía falta un tiempo para nosotros, un tiempo para reinventar el amor tomados de la mano, un tiempo para detener el mundo y vivir nuestra historia. Necesitábamos dejar en pausa a los otros para disfrutarnos. Era una tarde nublada, oscura y con amenaza de lluvia. Pasé por ti y tenía tanto qué platicarte que decidimos hacer una escala en un parque cercano a tu trabajo para conversar mientras disfrutábamos un helado. Sí, justo así, como novios juveniles ignorando nuestra veteranía.

Platicamos más de una hora, bueno, desahogué en un monólogo todo lo que daba vueltas en mi cabeza, te platiqué una y otra vez ese recurrente tema que vulnera mi paz y me ancla a un pasado absurdo, a un pasado estigmatizado como erróneo. Lloré, secaste mis lágrimas con tus besos, escuchaste atentamente mis sinsentidos y diste palabras que intentaban reconfortar mi corazón frágil de esos momentos.

Nos abrazamos por varios minutos, era deliciosa esa cercanía, la tibieza de nuestros cuerpos contra el viento frío y las primeras gotas de lluvia que caían sobre nosotros. Tomados de la mano, caminamos al auto para continuar con nuestro plan esa tarde. Buscamos la sede más cercana para disfrutar de nuestro amor furtivo en donde saborearíamos aquella botella de vino tinto que habíamos reservado tiempo atrás par un día como este.

Nos merecíamos una tarde así, esas copas de vino compartidas, aquellos besos interminables, la paz de disfrutarnos recostados sobre la cama, el silencio que de momentos parecía arrullarnos para dormir unos minutos. Era delicioso estar entre tus brazos mientras escuchábamos el playlist que creé para la esa tarde, un poco de nostalgia, un poco de jazz para la seducción, un poco de historias en la letra de algunas canciones.
Descansamos, disfrutamos esa tranquilidad… Luego, cuando el sueño profundo estaba a punto de vencerte, comencé a besar tus labios, a hablarte al oído y a desabotonar tu camisa. Tu discreta sonrisa me hizo dudar si estabas poniendo resistencia o accedías a mi intento de seducción, asumí lo segundo y continué.

Desabotoné tu camisa y me deshice de ella para dejar tu espalda y torso desnudo. Te recosté boca abajo y con un aceite con un aroma dulce, comencé a recorrer con las yemas de mis dedos tu espalda, era una sensación excitante la que describían los trazos de mis dedos sobre tu piel. De momentos, me acercaba para que sintieras mis labios y la tibieza de mi aliento. Te hablaba al oído mordisqueando tu oreja.
Recorrí tu espalda, tus hombros, tus brazos, tus manos con un poco de aceite que dejaba impregnado sobre tu piel un aroma estimulante, una sensación deliciosa. En algún momento, volteaste para quedar boca arriba, me acerqué a tus labios para besarte. ¡Qué beso! de esos que decían todo, todo lo que pensábamos, todo lo que sentíamos, todo lo que ansiábamos, todo lo que deseábamos.

Continúe con mi aceite, con mis manos, con mis labios… con sutileza y discreción, desabotoné tu pantalón, lo suficiente para poder bajarlo solo un poco, para continuar con mi recorrido por tu abdomen, por tu cintura, avanzando muy despacio hacia tus ingles. En instantes tu pantalón desapareció, así que continué mi recorrido por tus muslos, bajé lentamente mientras disfrutabas la sensación de mis manos aceitosas contra tu piel, masajeaba suavemente, retando tu cordura. Resistías y disfrutabas mi recorrido, estabas al borde de la locura, extasiado y ansioso de besarme, de sentirme…

Besé cada centímetro de tu piel, te recorrí con las yemas de mis dedos deslizándose seductoramente con la sensación del aceite impregnado en tu piel. Vestida, con mi atuendo completo, únicamente sin zapatos, te tuve desnudo y dispuesto para mí. Te hice disfrutar con el roce de mis manos, con la humedad de mi lengua, con el hambre de mis labios, con la dulzura de mis palabras.

Te disfruté en cada sensación y después, te cedí la estafeta para que continuaras haciendo inolvidable nuestra tarde…

Anuncios

Tuya desde el pensamiento


Había sido un día como cualquier otro, de esos que las casualidades (con sabor a pretextos) te llevaron a mi oficina, entraste sigiloso como siempre, te sentaste y sin decirme nada sólo me observabas… tu mirada me ponía nerviosa y sabía que era necesaria la formalidad de preguntar -¿En qué te puedo ayudar?- No recuerdo qué contestaste, porque la manera en la que me veías distraía mis pensamientos.

Ese día, yo vestía una falda corta, que dejaba ver uno de los atractivos que como mujer me dan más seguridad: mis piernas. Así si continuabas el recorrido que el contorno de mis muslos guiaba hacia mis piernas para llegar a mis pies, también debiste ver mis tacones. Amo esos zapatos, siempre he creído que los zapatos de tacón connotan sensualidad, connotan rasgos femeninos que invitan a imaginar un sensual caminar mientras me desnudas con la mirada.

Mi falda estaba combinada con una blusa roja, con encaje al frente que dejaba poco a la imaginación, que bastaba una sutil mirada para que descubrieras el color y el diseño de mi lencería. Como otras veces pretendías ser discreto, no podías, no querías, disfrutabas imaginarme, disfrutabas observar mis piernas deseando acariciarlas, fantaseando un recorrido apenas con las yemas de tus dedos.

Conversamos, como siempre, de cosas sin mucho sentido que nos han funcionado como pretexto para la fantasía. Los minutos transcurrían y el juego de mi lengua en mis labios mientras hablábamos, sugería que te acercaras, que con tus labios probaras la consistencia de mi gloss, el sabor de mi saliva, la textura de mis labios. Tu mirada se perdía en mis labios, no en  mi conversación, sólo en mis labios imaginando quizá que recorrían tu cuello y que con suaves mordidas jugaban en tu oreja.

Poco a poco te fuiste acercando a mí, tu mirada disfrutaba hacerme tuya desde el pensamiento, sorpresivamente tomé tu pierna, apreté tu muslo sobre el pantalón, logrando despertarte de la fantasía en la que me tenías. Apenas con las yemas de los dedos, con las uñas, acaricié la parte interna de tu muslo, la textura áspera de la tela de tu pantalón era un contraste de sensaciones que invitaba a que sintieras la tersura de mis piernas al descubierto.

Tu reacción provocó que te inclinaras hacia mí, que nuestras bocas quedaran tan cerca que no aceptar un beso habría sido una descortesía… nuestros labios apenas se rozaron, acaricié con mi lengua la comisura de tu boca y ahí encontramos ese beso, ese beso apasionado que nos hacía cerrar los ojos al mundo, al tiempo y al espacio. Durante ese beso que parecía eterno, jugué con mis manos en tus piernas, apretando suavemente, dejándolas avanzar, dejando que subieran poco a poco…

Tus labios sabían a curiosidad, a hambre de lo indebido, a necesidad de un riesgo innecesario. Tus labios apresurados quisieron registrar cada una de las sensaciones que desde tu boca recorrían tu cuerpo, sintiendo cómo tu espalda se erizaba, cómo la tibieza de mi aliento provocaba cálidas sensaciones en toda tu piel, cómo el recorrido de mis manos había llegado al lugar correcto para cerciorarse que realmente me disfrutabas.

…en realidad, ya recordé tu respuesta a mi pregunta inicial: “Nada, sólo pasé a saludarte”, besaste mi mejilla y saliste de mi oficina.

 

​Escala para un abrazo…

Ese día había sido caótico, de ésos en los que pareciera no quedan fuerzas ni para hablar, de esos días en los que luego de una jornada laboral de 14 horas quisiera cerrar los ojos y recorrer mentalmente los 28 km que separan mi trabajo de mi casa… en el camino gente, de ésa que observas e imaginas su historia, de ésa con la que te entretienes pensando si su vida será tan caótica como la mía, así recorrí mi camino.
Camino a casa, te llamé, intentando desahogar los pensamientos que revoloteaban en mi cabeza, quizá sólo para decir cualquier cosa que me hiciera sentir menos sola. Telefónicamente, desde mi auto, me acompañaste unos kilómetros, platicamos de las aventuras del día y me sugeriste pasara a tu casa por un abrazo que reconfortara mi día. 

Así fue, aunque estaba cansada, exhausta y lo único en lo que pensaba era en un vaso de agua y mi cama, hice una escala técnica en tu casa, saliste, subiste al coche, nos besamos con la pasión contendida durante un día de arduo trabajo, con el deseo de huir del mundo en ese beso, con la ilusión de saberme en un lugar a salvo. 

A ojos cerrados en ese beso mi mente se apagó, las historias de los personajes que inventé en mi camino desaparecieron, el cansancio físico de mi cuerpo se relajaba y se convertía en excitación. Sentía tus manos apresuradas recorrer mi espalda sobre la ropa y  llevarme contra ti para pelear con los reducidos espacios de mi auto. 

Besaste mi cuello, descubriste mis hombros y los recorriste lentamente con tu lengua. Yo seguía con los ojos cerrados, tratando de imaginar que los dos reducidos asientos de mi auto se transformaban en una confrontable cama, así que recliné el asiento hacia atrás, lo más recostada que pudiera estar… así, tratando de olvidar que estábamos en mi auto, estacionados afuera de tu casa, seguí con los ojos cerrados, concentrándome en cada una de las sensaciones que provocaba el recorrido de tus manos. 

De momentos sentía tu mano apretar mis piernas, mis muslos en un recorrido sobre mi pantalón, sentir cómo la palma de tu mano completa presionaba la parte interna de mis muslos mientras seguíamos perdidos en aquel beso. Luego, tus manos en mi cuello daban un delicioso masaje que lograba relajar toda la tensión acumulada de la semana, un masaje que comenzaba en mi nuca, sintiendo las yemas de tus dedos entre mi cabello, bajando muy despacio por mi cuello y reconfortando mi espalda y mis hombros. 

Mi mente ya estaba relajada, mi cuerpo excitado y mi corazón confundido… intentando salir de esa sensación de placer que me hacía querer más, intentando apagar los fantasmas morales que me preguntaban si era correcto, intentando querer estar en la cama de un hotel contigo y no dentro de mi auto. 

Tus manos continuaron en un recorrido certero, haciendo suya mi espalda, desde mi cuello hasta mi cintura. Era una sensación deliciosa, una sensación que lograba reconfortar mi cansancio, compensarme de sobra luego de un terrible día… así, tus labios en mi cuello y tus manos en mi cuerpo se convirtieron en un reto a la cordura y la moral, un reto a las leyes de la física que dicen que “dos cuerpos no pueden ocupar un mismo espacio”, un reto para que la escala técnica para un abrazo haya valido la pena… 

Tus labios en mis piernas

piernas

Qué delicia es recordar tus manos recorriendo mis piernas… me gustan mis piernas y me encantaba sentir tus manos acariciándolas. Últimamente te he recordado mucho, no sé con precisión por qué o qué me ha llevado a invocarte desde los recuerdos más profundos en mi corazón.

Recuerdo esa sensación de tus brazos rodear mi cintura, es tan rica esa sensación de caber en tus brazos, de sentirme en tu pecho, recargarme ahí y sentir una deliciosa paz, una deliciosa sensación de la que habría no querido salir nunca.

Puedo sentir tus manos recorrer mi espalda, unas manos grandes, fuertes, de hombre, sí, aunque parezca que sobra la referencia. Unas manos de hombre: rugosas, toscas, deliciosas. Sentir cómo con una de tus manos podías cubrir casi la mitad de mi espalda y con la fuerza de tus brazos llevar mi cuerpo hacia ti, esos recuerdos provocan un sinfín de pensamientos en cadena que me llevan a reafirmar porqué has sido el hombre de mi vida.

Sentir tu mano en mi nuca guiando la intensidad de un beso, la duración de ese beso en que tan deliciosamente compartíamos placeres, sentimientos, sensaciones. Qué delicia.

Hoy mientras me vestía luego de un regaderazo mañanero para terminar de despertar, me observaba frente al espejo, me sentía atractiva, me gustaba la tonalidad de mi piel haciendo juego con el tono de mi blusa. Pensaba en el juego de colores y texturas de mi ropa interior y me sentía sensual. Contigo siempre me sentí muy muy guapa, tú me hacías sentir atractiva, femenina, tú me dabas una seguridad en mis “encantos” que no sé en qué momento perdí.

Hoy mi pantalón entalla perfecto en mis piernas, es una tela tersa, suave  que moldea, haciendo que mis piernas luzcan como en los viejos tiempos. Siempre me han gustado mis piernas, son fuertes, torneadas, sensuales. Te encantaba verme de short y me encantaba que siempre elogiaras mis muslos, que me vieras con esa provocativa mirada que recorría mi cuerpo haciéndolo suyo, sin ser grotesco, sin ser vulgar, recorrías mis pantorrillas, mis muslos, mis caderas, mi cintura, mi abdomen, mis senos, mi cuello y detenías tu mirada en mis labios pidiendo un beso que sellara la fantasía de saberme tuya.

Recuerdo esas emocionantes tardes en las que hicimos el amor, contigo sin duda era hacer el amor, desde el mismo instante en que nuestras miradas coincidían para acordar el encuentro estábamos comenzando a cocinarlo. Imagino muy claramente ese beso en el que mi mente se apagaba, no había fantasmas, no había nada más que un amor intenso, profundo: REAL haciendo con nuestros cuerpos lo que el instinto y la escena dictara.

Extraño esa sensación de tus manos recorriendo mis piernas, apretando mis muslos, sintiendo las yemas de tus dedos dibujar un delicioso recorrido en la parte interna de mis muslos, diciéndome cuánto te gustaban mi piernas. En aquel entonces, el trabajo de gimnasio era evidente, yo hacía mucho ejercicio: gimnasio por la mañana, corría por la tarde y entrenaba por la noche. Disfrutaba tanto sentirme fuerte, atractiva (para ti). Hoy mis piernas son normales, atractivas y seductoras sin lugar a dudas, pero sin el trabajo intenso de las pesas.

Sé que para muchos hombres (y mujeres) les parecerá que lo más sensual son los senos o las caderas. A mí no, a mí me encantan mis piernas. Me encantan las sensaciones que se pueden despertar desde ahí, recuerdo en esas mismas tardes recostada sobre la cama, con el cuerpo de entonces, medianamente atlético, trabajado en el gimnasio, seguro de su sensualidad, dispuesto para el amor.

¿Te acuerdas? Ese disfrutable camino al placer, a la plenitud gracias a tu amor. Desnuda para ti, para disfrutar nuestro amor, esas manos fuertes y rudas recorriendo mis piernas, acariciaban mis pies, avanzaban por mis pantorrillas alternando las caricias con sutiles y deliciosos besos; luego mis muslos, apretándolos, haciéndolos temblar y luego tratando de calmarlos con la paz de tus labios.

¿te acuerdas?

Yo sí y… te extraño!