Una mujer muy Azul

Llámalo como quieras: soberbia, arrogancia, vanidad, pero los años me han hecho una gran mujer, una mujer muy Azul capaz de seducirte con la mirada y sin escotes, capaz de conquistarte con mis labios sin siquiera besarte.

Los años y las historias me han convertido en una mujer plena, dueña de mi vida, que disfruta de halagos de aquellos que encuentran en mis relatos un refugio de fantasía, que disfruta aquel trago compartido en nombre de los recuerdos o en nombre del juego de la conquista.

El tiempo me ha dado la razón, las decisiones que he tomado y sus consecuencias, me dejan con saldo a favor. Siempre dispuesta a nuevos riesgos, a nuevas aventuras que me acerquen a la felicidad, con la certeza de que mi imperfección y mi locura me separan de ese mundo de apariencias y me dejan construir un nuevo mundo de ilusiones, de esas que por instantes saben a realidad, de esas que se convierten en inevitables sonrisas, de esas que hacen eco en la mente y en el corazón durante el día.

Descubrirme como Azul, me hace libre, me hace más mujer, me ha llevado a una lucha por reivindicar mis esperanzas, a defender mis fantasías, a entender el amor y el deseo, a besar con la mirada y acariciar con mis palabras.

Ser Azul me permite aceptarme como una mujer intensa y apasionada, no solo por los placeres que muchos creen que se limitan al sexo, soy una mujer intensa y apasionada que en cada aspecto de mi vida, creo en mi profesión y mi profesionalismo como un instrumento para construir la sociedad en la que me gustaría vivir; creo en mi manera de amar como la única posible donde se entrega todo en una apuesta a ganar; creo en mis aciertos y desaciertos como la única manera de aprender y reaprender las lecciones de la vida.

Ser Azul me hace desafiar mi mundo, ese que se rige por la perfección aparente. Los años me han dado la razón, acepto mis errores como errores, volteo la mirada al pasado y sé que aquello, aquellos, que dejé en el camino, hoy no me hacen falta, al contrario, me alivia no tener peso de su existencia en mi vida.

Observo mi presente y disfruto saberme una mujer deseada, una mujer que, a veces sin querer, es capaz de quedarse en la mente de algunos, que es capaz besar labios a la distancia desde el pensamiento, capaz de acariciar corazones, tocar almas y alojarse de manera inamovible en el corazón unos.

Imagino mi futuro se llena de esperanza, llena de ilusión de esa, que ilumina las lunas llenas, de esa que se encuentra en el sabor de un sorbo de café, de esa que se encuentra en una conversación improvisada y en un mensaje inesperado.

Hoy no me importa si es soberbia o solo una más de mis locuras, hoy con mis años, mis kilos, mis lágrimas y mis risas me siento feliz. Dispuesta a seguir reescribiendo la realidad, a veces al límite de la fantasía, a veces al límite de la cordura, a veces desde la más oscura realidad.

Seguiré siendo Azul, cada vez más Azul, cada vez más plena, libre, desafiante, intensa y apasionada. Seguiré jugando a reinventar mi mundo hasta que en el último intento me encuentre en la vida en la que quiero pasar mis días hasta el final de mi historia.

Hoy, celebrando un año más de vida, me acepto como una gran mujer, como Azul envuelta en todas sus pasiones y sueños, esos que para algunos fueron demasiado grandes como para atreverse a conquistarlos conmigo…

El otro día leí una frase con la que me identifiqué:

“Una mujer seductora, deja algo en la mirada; una mujer simpática, deja algo en la sonrisa; una mujer sexy, deja algo en la imaginación; pero una mujer de verdad, deja huella en el corazón.” Búscame en tu mirada, encuéntrame en tu sonrisa, hazme tuya desde la imaginación, pero sobre todo… guarda mi nombre en tu corazón: AZUL…

Anuncios

Un año más…

Se acaba un año más y con él se van un sinnúmero de experiencias, un sinfín de instantes que entre lágrimas y risas ya son historia. Muchos aprendizajes quedan y,  sin duda, el más importante ha sido fluir con la vida, fluir sin cuestionar, sin poner resistencia… y no es conformismo, simplemente ha sido la realidad.

Este año ha sido uno de los más rudos, de los que a fuerza de experiencias y decisiones (voluntarias e involuntarias) me ubicaron en un lugar que hoy me hace plena y dueña de mi vida. Ha sido un año de pérdidas irreparables, esas que aún su ausencia sabe a dolor, que aún es imposible mencionar sin que las lágrimas emerjan desde el alma. Ha sido un año en donde más de una vez he comprobado aquello en lo que creo fielmente: “solo el amor nos hace trascender”.

Este año ha sido crudo, y el sismo de hace unos meses ha representado de manera muy simbólica la sacudida que mi vida dio en este lapso. Mi gente en riesgo y mi corazón extrañándolos; mi vida del otro lado de la ciudad y valorando estar fuera del riesgo; mi responsabilidad en nuevas vidas, más frágiles y vulnerables que las de antes y sacando fuerza de flaqueza para dar fortaleza en días que ni yo la encontraba.

Así, con amores platónicos que alimentan el corazón con recuerdos, poesía, música y besos a la distancia; con un buen amante que hacía de noches completas momentos lúdicos  que aún me hacen sonreír; con buenos amigos con oídos atentos a las lágrimas de noches en las que la soledad parecía aplastante; con un espejo que por ahora me hace sentir más bella y más plena con mi vida.

Por varios años quise escribir una historia diferente en el lugar equivocado, quise creer que podía modificar una realidad árida y siniestra, puse en esa historia más de lo que cualquiera imaginaría… hoy a la distancia, me siento curada de esa soberbia y acepto, no una derrota, sino una humilde victoria sobre los corazones que eran fértiles para sembrar y cosechar amor. Alguien sabiamente me dijo: “a veces la vida nos obliga a salir de los lugares que amamos porque algo mejor nos espera”, así es, la ceguera momentánea no me permitía entenderlo, pero así es…

La vida fluye, sin preguntarnos ni aceptar preguntas, quitándonos personas que amamos y con quienes se va un poco de nuestro ser; poniéndonos nuevas personas necesitadas de amor, de un abrazo sincero que les dé fuerza. La vida fluye, nosotros con ella, aceptando que cada día es un reto, que cada día es incierto y que a veces ese día puede ser el último, el último para ver la luz del sol, para decir un te amo, para secarse las lágrimas y levantarse de las ruinas e intentar continuar.

La vida fluye en medio de un dolor que nunca se cura, ese que la partida de los que amamos deja; ese que se mitiga con los recuerdos impresos en fotografías, tatuados en el corazón y resguardados en la memoria. La vida fluye con la esperanza de un futuro mejor, de un mundo donde pueda tocar vidas, almas y construir aquello que anhelo para mí y los míos… La vida fluye, con la única certeza que hasta hoy he podido comprobar: SOLO EL AMOR NOS HACE TRASCENDER…

 

Soledad y silencio

A veces es necesario hacer una pausa, dar tregua a la realidad para asimilarla, para aceptarla por más devastadora que parezca… a veces es necesario dar oídos al silencio, ese que desde la soledad habla, ese que en medio de la nada evoca recuerdos y nostalgias. Un silencio que se apodera de la mente, del tiempo y el espacio, que encuentra en una foto rostros que hablan y cuentan historias, que en una prenda que aún conserva el aroma de aquella aventura, que en un libro esconde entre sus páginas una carta, ese silencio que tiene tanto qué decir.

Ahí, en esa soledad, en ese vacío de todo y de todos, inicia la reconstrucción, inicia el recuento de las pérdidas y la asimilación de la vida, esa que continúa, esa que sigue sin preguntar si quieres o no, si te duele o no, esa que solo te empuja para entender que hay que fluir. Entonces las lágrimas emanan de la nada, de día y de noche, se convierten portavoces de recuerdos, sueños e ilusiones.

Y es que entonces no hay para dónde huir, no están esos brazos tibios que sin palabras podrían decir tanto, no están esas manos fuertes que son capaces de la más tierna caricia, no están esos labios que sin pronunciar palabra alguna saben dar consuelo y calma en los momentos de arrebato y tristeza. Y el silencio es cada vez más ruidoso, porque desde ese silencio la soledad es fría, es dura, es inclemente y sólo me enfrenta con un pasado de tropiezos y errores, con un futuro incierto que se aferra a las esperanzas más ilusas por mera necesidad de supervivencia.

Y la soledad se vuelve cómplice del silencio, sola envuelta en recuerdos y añoranzas; sola  en medio de retos que juran regresarme a la vida. ¿Dónde estás? ¿Por qué no vienes y besas mi frente para calmar mis pensamientos?¿Por qué no vienes y en un beso devoras mis miedos? ¿Por qué no recorres mi piel como entonces y volvemos a creer en el amor?

Ven, recuéstate a mi lado, déjame estar sobre tu pecho y arrullarme con el latir de tu corazón, ayúdame a callar todo lo que el silencio murmura desde mi soledad. Ven, vuelve a contar los lunares en mi espalda, las pecas de mis hombros y mis mejillas. Ven, recorre con tus labios mi piel y seca las lágrimas que a caudales se desbordan extrañando tu presencia. Ven, recorre con tus manos mi espalda, en un camino pausado y seductor que venza el silencio que grita el triunfo de tu ausencia.

Ven, no quiero más, quiero tu presencia que calle al silencio, quiero tus labios que conversen con mi piel, quiero tus manos que acaricien mi alma, quiero tus ojos reflejando mi mirada, quiero tu voz rompiendo el silencio, quiero tu presencia que me haga sentir menos sola… Quiero creer  en el amor, quiero creer que aún hay tiempo para vivir…

Del otoño

Del otoño me gusta el lenguaje de la vida, que comunica lo relativo que es el tiempo y el espacio: aquellas hojas que en primavera verdes se lucían, en otoño sin rumbo y moribundas vuelan según las mueve el viento. Los paisajes otoñales siempre han sido mis favoritos, la imagen de aquellas hojas que se desprenden de un árbol y caen lentamente; las hojas que sobre el pasto contrastan por su color café, mientras el viento las arremolina y las separa a su capricho; las tardes nubladas con amenaza de lluvia, que incitan a abrir un libro y prepararse un café…

Del otoño me gustan sus lunas, ésas de octubre que iluminan con soberano resplandor el cielo, que nos conectan a la distancia, que nos vuelven de otros en el tiempo y los recuerdos. Esas lunas que iluminan los sueños y para las que se les deja una rendija abierta en la ventana para que con su brillo, acaricie tu espalda, tus labios, tu cabello en mi nombre… Me gustan esas lunas que en heroico duelo pelean con las nubes su derecho a apropiarse del cielo, esas lunas que sin querer seducen, conquistan; que sin querer arrebatan una lágrima a la nostalgia.

Me gustan esos días nublados, frescos, en los que una brisa mañanera acaricia tenue mi rostro, impregna mi cabello y evoca el sabor de tus labios y la calidez de tus brazos. Esas mañanas en las que, como cada día, juras devorar al mundo, juras vencer lo invencible y, así sin más, la brisa me vulnera y con la más profunda añoranza me lleva a invocar tu recuerdo, ese que de sobra encuentra cómo manifestarse en un instante.

Me gusta la nostalgia que dibuja el otoño, la promesa de renovación que en la sequía se encuentra. Me gusta ver los árboles desnudos sin sus hojas y saber que en poco tiempo habrán de lucir nuevamente frondosos y arrogantes, me da esperanza. Eso, quizá es eso lo que me gusta del otoño, me promete la esperanza de la vida, me hace sentir que las pérdidas son parte de la vida, que la renovación es una exigencia de sobrevivencia y que aquellas hojas que sin rumbo anduvieron por un tiempo, encontrarán un lugar dónde renacer, dónde volver a ser algo en el ciclo de la vida.

En mis recuerdos más preciados, evoco aquellas tardes de otoño a tu lado, recostados sobre el pasto, sintiendo la invitación del frío viento a abrazarnos, a encontrar en un beso el calor que atemperara el ambiente. Recuerdo, ahí recostados diciéndonos tanto sin hablar, viendo cómo decenas de hojas caían sobre nuestros cuerpos, cómo el pasto se cubría de ellas y luego el viento a su placer las desaparecía.

Recuerdo a mi universidad cubierta por espesas capas de hojas y el delicioso sonido del caminar sobre ellas, cruzar sus grandes áreas verdes (cafés para este tiempo) y cerrar los ojos imaginando nuevas aventuras y nuevos desafíos al pasar por tan confortable alfombra. Ser cómplice del viento y patear las hojas para jugar con su destino.

Del otoño, tardes como la de hoy, de lluvia fresca y con un silencio que da pausa para la escritura. Del otoño, la añoranza de los amores eternos, de los amores prohibidos, de los amores efímeros, de los amores que dan vida.

Del otoño, la nostalgia y melancolía que acompaña a la lluvia con lágrimas que lavan recuerdos, que purifican pensamientos.

Del otoño la esperanza en la vida… ésa que explica que después de todo, la vida continúa.

Escribir para existir

Hay días más tristes que otros, días en los que te duermes triste y despiertas triste, días que despertar es sólo un signo biológico de que hay vida aunque no necesariamente se viva.

Hay días en los que la desesperanza se ve, se huele y se toca. Días en los que la tristeza se comparte en las miradas de otros, esa tristeza que no se confiesa pero se siente, que basta con que las miradas se crucen para que entre lágrimas se entienda el mismo sentimiento.

Hay días en los que lo que más amas te parece lejano, quizá ajeno. Eso mismo que siempre has considerado tu fortaleza es lo mismo que en una palabra se convierte en la más grande debilidad, en el momento más vulnerable del día.

Hay días en los que resulta inevitable hacer un recuento del tiempo, de aquellos que prometieron siempre estar y no están, de aquellos que habrías querido nunca se fueran y se han ido, de aquellos que aún no entiendes por qué existen pero cohabitan en tu mundo.

Hay días en los que la Fantasía no alcanza para evadir la realidad, en los que Ser Azul es insuficiente porque para algunos soy únicamente una mujer frívola, dispuesta para el placer del sexo apasionado, y Ser Azul es más que eso, mucho más.

Hay días en los que los pensamientos se arremolinan y aturden, en los que la mente se cansa de pensar en por qué la traición, por qué las medias verdades con sabor a mentiras completas, por qué la oscuridad ha vencido y este sentimiento de derrota me tortura.

Pienso, pienso y sigo pensando. Pasa el día buscando en realidades virtuales esperanzas, en mundos intangibles algo más alentador, convirtiéndome en aquella Azul que está al alcance de algunos, porque es la única que podrían tener…

El día pasa, entre Alter y Ego en una lucha de poderes, en una lucha de fuerzas que describen esa dualidad de mi mundo interior: Ser Azul la fácil, resulta muy difícil; Ser Azul la compleja, resulta más fácil porque “controla” la fantasía.

Qué diera porque esta Azul, a la que se le nubla la vista al escribir este texto en el teléfono, sola desde su cama, pudiera estar en los brazos de aquel hombre con quien verdaderamente se sintió amada; qué diera porque aquella Azul la que muchos imaginan atractiva y seductora pudiera conquistar a un Hombre a través de sus fantasías.

El mundo está loco, duele ver la injusticia, duele ver lo ilógico, duele  a ver la muerte de cerca, invadir mundos que no debiera tocar. Duele lo inhumano en tantos actos del Ser Humano.  Y en medio de este caos, llegan a mi mente más historias y  no acepto la muerte, no acepto la enfermedad en los que amo, aún me resisto a creer que es sólo cuestión de tiempo para que el mal invada un cuerpo lleno de fortaleza, lleno de amor. Por qué? Por qué?

Son días tristes, en los que el peso de los años y los kilos se duplica cuando se sopesa en lágrimas, en impotencia, en frustración. Son días tristes porque el tiempo es tan relativo que no sabes en qué momento es el final. El tiempo es tan relativo que este blog me permite vivir semanas por adelantado, me permite ir al pasado y saborear las historias de ayer, ir al futuro e inventar la Fantasía de una próxima noche -que tal vez no llegará-.

Entonces, escribir es la única opción, el único momento que encauza las lágrimas y las convierte en palabras, el momento que atrapa los sinsentidos convirtiéndolos en relatos, el único momento en donde Ser Azul es la única posibilidad de ser algo, de ser alguien…